Politics

Cómo sigue la restauración de la Confitería Del Molino donde Gardel inventó un postre y Arlt ilustró el golpe de 1930


En la esquina de Callao y Congreso se emplaza el edificio de los que fue la Confitería Del Molino, cruzando en diagonal su imponente estirpe con el edificio del Congreso, aunque esto no siempre fue así. El edificio de exclusiva pastelería existía antes de que llegara el edificio público. 

Creció desde el pie. Cayetano Brenna tenía una panadería cerca de un molino y de allí escogió el nombre, pero en 1905 compró un inmueble en el lugar donde se convirtió en un clásico. Allí, a medida que su economía se lo permitía, fue invirtiendo hasta adueñarse de toda la esquina y le pidió al arquitecto Francisco GIanotti que llevara adelante la construcción del edificio que uniría el negocio pastelero con la renta. En 1916 se inauguró el imponente sueño hecho realidad del empresario panadero: una propiedad que contaba con tres subsuelos y cinco pisos.

20210711_confiteria_molino_josetolomeigzacaem_g

Sin embargo, tras muchísimos años de gloria, en 1996 fue completamente abandonada.  Recién en 2014 el bien el lugar fue expropiado y declarado de utilidad pública para su restauración. 

Retazos de sus años

La historia cuenta que Carlos Gardel era uno de los clientes más fieles y quería que Del Molino preparara algo especial para su amigo Irineo Leguisamo. En el lugar pusieron todos los conocimientos gastronómicos a disposición y crearon un postre con base de milhojas, dulce de leche, merengue, marrón glacé, crema de almendras, masa de bizcochuelo y fondant. Así nació el “Leguisamo”, uno de los postres que se convertiría en emblema del lugar. 

Otro de los manjares nacidos allí fue el Imperial ruso, convertido en un clásico, que se vendía con una advertencia a modo de tutorial: “Córtelo con un cuchillo caliente para que no se desmorone”.

Aunque el nieto de Brenna, que fue uno de los dueños del lugar, negaba en entrevistas a los medios que Del Molino hubiera sufrido ataque en 1930, la realidad es que, según el equipo que monta la recuperación del lugar, esto sucedió. “Durante la revolución del ’30, las tropas de Uriburu entran a la confitería y la destruyen”, asegura a PERFIL Mónica Capano, especialista en Patrimonio Cultural y asesora de la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino.

20210613_confiteria_del_molino_gzacaem_g

Roberto Arlt, asomado desde aquella emblemática esquina escribiría la crónica “¡Donde quemaban las papas!”: “Si el tiroteo hubiera durado unos minutos no hubiera visto nada porque tenía un susto bárbaro, pero como se prolongaba, levanté cautelosamente la cabeza y vi esas nubecitas de polvo que arrancan de los muros los proyectiles”, detallando en tiempo real el comienzo del golpe de estado. “De la confitería de la ópera salen corriendo personas y militares. Entran corriendo ¿Se rinden? ¿Atacan? No se sabe”, continúa describiendo desde el centro de la escena.

Después de ese ataque tardaron un año en recuperar completamente el edificio que siguió funcionando con normalidad. En 1992 fue declarado Área de Protección Histórica (APH) de la Ciudad de Buenos Aires, pero en 1996 sus dueños dejaron el lugar abandonado y la debacle fue inevitable.

Ese mismo año, cuando Del Molino era olvidada por sus dueños, por razones que aún no se llegan a esclarecer, la cantante Madonna se encontraba en Argentina filmando “Evita”. No pudo pasar por alto semejante edificio con unas insólitas aspas de molino en su frente y decidió que el lugar quede registrado en un video. Allí dentro grabó el clip de “Love don´t live here anymore”, en el que se puede ver la belleza imponente de su interior y la sensación gélida de su abandono.

Los inicios en la oscuridad y bajo agua

El proceso de recuperación del lugar fue un desafío grandísimo por lo años de deterioro que había sufrido ese gigante. El equipo de restauración ingresó al lugar y descubrió que era un trabajo completamente riesgoso y que en los subsuelos había una historia olvidada.

Mónica Capano cuenta lo que pudieron reconstruir de lo que allí sucedía: “No había ningún tipo de iluminación, la ventilación era más que escasa en un lugar donde la temperatura debía ser muy alta porque había hornos que primero fueron a leña, después fueron a petróleo y luego a gas, y después se sumó un horno eléctrico, que ya no estaba cuando nosotros tomamos posesión del lugar”.

Avance de obras de la remodelación de la Confitería del Molino.

En el tercer subsuelo era donde se lavaba la vajilla que se usaba para la producción. En ese lugar había una vertiente de agua y, con el tiempo, ese agua, absolutamente contaminada, llenó tercer subsuelo”, describe. “Para trabajar allí hubo que contratar a buzos tácticos para que determinaran en qué estado estaba la cuestión estructural, para saber si se podía sacar el agua”, explica.

Ese sótano tuvo que ser rellenado para subsanar los problemas de estructura. Desde que se accedió hasta que se pudo avanzar sin riesgos pasó mucho tiempo, porque hubo que arreglar completamente el sistema eléctrico y garantizar que el techo no se callera sobre quienes iban a trabajar allí.

El aporte de la comunidad

“Se intervino la terraza, la cúpula tenía unos vitrales maravillosos de lo que no había quedado nada y tampoco se sabía cómo reproducirlos”, relata la especialista. “Ahí entra una pata que es clave en esta historia que es el aporte de la comunidad y este caso es paradigmático, gracias a que se armó un equipo muy importante de comunicación, pudimos estar en contacto con un público que tenía distintas fotos, no porque se las hubieran sacado cuando iban a la confitería, porque no existían ese tipo de fotos, pero sí de cuando había un cumpleaños de quince, una fiesta de casamiento, algún banquete. Entre esas fotos apareció la imagen de los vitrales de la cúpula y así se pudo reproducir, que son escenas de Don Quijote”, subrayó.

Confitería del Molino 20201223

“Una de las cosas que nosotros queremos rescatar es la cuestión inmaterial es que todo lo que pasaba en esa confitería estaba basado en lo que se producía en esos subsuelos, destacar el trabajo, que generalmente no estaba tan visibilizado. En una época que había muchas controversias relacionadas a los derechos laborales. No olvidemos que el de panaderos es el primer sindicato que hacen los anarquistas, muy combativo”, destaca Capano.

La Restauración de la Confitería continúa avanzando y, a medida que esto sucede, se revelan nuevos misterios, secretos, mitos que se refutan como la celebración del centenario en 1950, cuando el lugar no había sido fundado en 1850 o la historia del origen de sus dueños o el mármol que no era tal. La situación de quienes siguieron alquilando departamentos allí después de que el lugar quedara completamente abandonado -capítulo que está registrado en el documental Las aspas del molino de Daniel Espinoza- y la razón de esa desaparición de los propietarios del lugar.

Este viernes 12 de noviembre a las 17.30 h en el stand del Congreso de la Nación en Tecnópolis Mónica Capano será parte de un evento organizado por la Dirección de Cultura del Senado de la Nación en la que brindarán una charla denominada “Recuperando la Confitería del Molino, patrimonio de todos y todas”. También será parte del encuentro Pedro Delheye, director de Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires. Para quienes estén interesados la charla también podrá seguirse en vivo por el canal de Youtube del Senado de la Nación. 

co

También te puede interesar





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close