Politics

Cartas de lectores III: Día de la Industria

[ad_1]

El 2 de septiembre de 1587, fray Francisco de Vitoria, Obispo del Tucumán, efectúa la primera exportación de manufacturas santiagueñas con destino al Brasil a través del puerto de Buenos Aires. Dio impulso, de esta manera, a nuestra inicial industria textil y abrió las puertas del país al comercio internacional. Graves problemas dificultaban, en ese momento, la supervivencia de las colonias del Plata en su primer periodo: la belicosidad de los aborígenes, la poca disposición de los conquistadores hacia las tareas de la tierra y la desazón provocada por la ausencia de minerales valiosos. A esto debe sumarse la falta de abastecimiento regular por parte de la metrópoli y la amenazante presencia de navíos extranjeros en las costas. Ahora bien, lo que perseguía el gobierno peninsular de entonces era llevar todo el metal potosino a España por la vía Lima-Panamá-Sevilla. A la vez, prohibía todo tipo de intercambio mercantil a través del Atlántico Sur, quedando, de esa manera inhabilitado el puerto de Buenos Aires. Por otra parte, la unificación de las coronas ibéricas en el año 1580, bajo el reinado de Felipe II, trajo aparejado un incremento de las persecuciones religiosas en Portugal y la apertura de fronteras en el Nuevo Mundo. Como consecuencia, numerosos sefarditas (hebreos hispano-portugueses) tomaron rumbo hacia las Indias de habla castellana donde, de a poco, comenzaron a manejar los hilos del intercambio mercantil y la industria de la colonia. En el Brasil, donde llegaron a constituir la mayoria de la población blanca, crearon el consorcio “cristaos novos” (judíos conversos) e introdujeron, entre otras cosas, el cultivo y la industrialización de la caña de azúcar en 1526, fundando numerosos ingenios. No obstante, a mediados del siglo XVI, la Inquisición de Lisboa comienza a enviar “visitadores especiales” que recogían denuncias sobre conversos que “judaizaban” siendo retornados, muchos de ellos, a su país de origen para ser juzgados por el Santo Oficio portugués. Otros muchos buscaron refugio en las Provincias del Plata: Buenos Aires, el Tucumán y Cuyo (cabe destacar aquí que el término “portugués” llegó a ser, en las colonias de habla castellana, prácticamente sinónimo de “judío”). Fray Francisco de Vitoria, que había tenido dificultades con la Inquisición limeña. era de origen hispano-portugués, descendiente de “judío natural, de señal conocido”. En 1582 tomó posesión de su diócesis y se estableció en la ciudad de Santiago del Estero, donde construyó la primera Catedral, organizó la industria textil e introdujo la caña y las primeras maquinarias para elaborar azúcar. El 2 de septiembre de 1587, como ya se dijo, sale la primera expedición al extranjero. Transportaba manufacturas artesanales y productos textiles recogidos en San Miguel de Tucumán y Santiago del Estero y trasladados en 30 carretadas. Siendo este el primer embarque para exportación, quedó registrado en la página inicial del Libro de Tesorería de Buenos Aires y marcó un rumbo. Su organización fue modelo de las sociedades que se formaron después: contratación de un navío para la travesía, asociación con un avezado mercader portugués y preparación del transporte terrestre. Las operaciones del Obispo Vitoria tendrán su prolongación en otras empresas similares emprendidas por los vecinos y encomenderos del Tucumán. La jornada del 2 de septiembre ha quedado consagrada, en toda la República Argentina, como el Día de La Industria Nacional.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.