Politics

Cartas de lectores: el chagas también existe

[ad_1]

Hoy el mundo está todavía conmocionado por la emergencia de una nueva enfermedad que empezó en China: la Covid-19. Y en una agenda universal, donde el protagonista es el coronavirus, resulta extraño, y hasta extemporáneo, tener que recordar que hace 113 años se descubrió otra infección (parasitaria), y que silenciosamente fue avanzando por el planeta: el Chagas. Enfermedad prevalente en Sudamérica y en nuestro país, producida por un parásito (el Tripanosoma Cruzi) y transmitida al ser humano por un vector (la vinchuca o Triatoma Infestans), o bien, con otras vías como la connatal o la transfusional. La OMS denomina Enfermedades Tropicales Desatendidas a un grupo de afecciones que tocan a las poblaciones más pobres y con limitado acceso a los servicios de salud. Entre ellas vemos están las leishmaniasis, la lepra, las helmintiasis y también el Chagas, este último con datos preocupantes en nuestra Argentina (1,6 millón de habitantes son serología positiva). En el 2019 se decidió proclamar el 14 de abril como el Día Mundial de la Enfermedad de Chagas, en honor a que un 14 de abril, pero de 1909 fue diagnosticada por primera vez la enfermedad a una niña brasileña y lo hizo el Dr. Carlos Chagas. Luego un médico argentino, Salvador Maza, completó los estudios sobre el agente etiológico y el vector. Este insecto, al que llamamos vinchuca, palabra de origen quechua que significa “dejarse caer” (así bajan de los techos cuando salen a buscar comida) se aloja y vive en grietas de paredes y techos de viviendas de adobe, ramas y también en gallineros. El mismo transmite la enfermedad cuando la persona se rasca sobre la picadura e introduce las heces del insecto infectado en la herida. Del total de las personas con serología positiva, solo un 30% cursan con la enfermedad y los síntomas tienen relación con los órganos afectados. Si el caso es de afectación cardiovascular al generarse una miocardiopatía, sus consecuentes síntomas son agitación y palpitaciones invalidantes. Tucumán se encuentra dentro de las zonas de riesgo intermedio, y desde el 2007 existe la ley 26.281, de prevención y control del Chagas. Más que ley, concretamente, creo que se necesitan más testeos, más trabajos en infraestructura erradicando la vivienda rancho y la pobreza, más campañas de fumigación, más educación respecto del tema y tratamiento oportuno del Chagas agudo, que es cuando se pueden lograr resultados curativos. El gran filósofo español, Ortega y Gasset, nos dijo hace algunos años: “Argentinos, a las cosas!”. Por favor, entonces, insto a pensar y dejar de lado tantas discusiones estériles, autoengaños y leyes que sólo están de adorno porque… el Chagas también existe.

Juan L. Marcotullio

Ituzaingó 1.252

Yerba Buena



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.